Buscar
  • Elpidio Pezzella

Tanques rotos

Porque dos males ha hecho mi pueblo: dejáronme á mí, fuente de agua viva, por cavar para sí cisternas, cisternas rotas que no detienen aguas.

Jeremías 2:13

Que detrás debió haber una estación particularmente seca, y las cisternas que contenían las reservas de agua ahora estaban secas o como máximo contenían limo, como la del palacio del príncipe Malkiah en el que más tarde se bajará a Jeremías (38:6). El profeta se apoya en esta imagen para representar la condición espiritual del pueblo en general, y que concierne a todos: “Y los principales de ellos enviaron sus criados al agua: vinieron á las lagunas, y no hallaron agua: volviéronse con sus vasos vacíos; se avergonzaron, confundiéronse, y cubrieron sus cabezas” (14:3). Jeremías conduce a sus oyentes frente a las numerosas cisternas que entonces funcionaban en el pueblo: excavadas y con las paredes impermeabilizadas con yeso, u obtenidas en cavidades naturales que, con sus paredes de piedra caliza, eran una especie de gran ánfora natural.


El drama de la sequía no se explica por la falta de lluvias, sino por el hecho de que estas se han resquebrajado y, por tanto, no pueden conservar el agua de lluvia. El primer y grave error que comete el pueblo es haber abandonado la fe en el Dios verdadero, "fuente de vida" (Salmos 36:10), manantial de agua viva y continua, de donde pueden sacar cuando sea necesario. El alejamiento del Señor es seguido por el intento de crear recursos hídricos de forma independiente. Asistimos a este enfrentamiento entre la fuente divina de agua viva y una cisterna con grietas que solo retiene humedad y lodo. Una conclusión triste y amarga es tener que constatar que todavía hoy la humanidad ama el limo en comparación con el agua dulce. Nos enfrentamos a una elección temeraria, casi loca, pero es la que muchos espiritualmente siguen haciendo todos los días. El trabajo de construir las cisternas es en sí mismo la negación de la providencia diaria, similar a retener el maná en el desierto más allá de lo necesario o como la elevación de la Torre de Babel.


El amor del pasado se ha desvanecido lentamente: "Heme acordado de ti, de la misericordia de tu mocedad, del amor de tu desposorio, cuando andabas en pos de mí en el desierto, en tierra no sembrada" (v. 2). La fe en Dios tiene su irracionalidad, sale del cerco de la lógica humana, que consideraría una elección prudente dotarse de cisternas para hacer frente a la sequía, también porque en Israel no llovió durante largos períodos. A los ojos de Dios esto es un acto de traición contra Él. El propósito de una cisterna es recolectar y almacenar agua. El nivel está destinado a descender solo debido a la evaporación natural si no se vierte más agua constantemente. El drama denunciado por Jeremías, sin embargo, es que las cisternas construidas están resquebrajadas. Ciertamente no es una condena de las obras hidráulicas. En nuestra realidad, todo lo que nos proporcionaba un mínimo de seguridad se ha derrumbado en los últimos años. Millones de cisternas se han resquebrajado primero bajo una sequía financiera y luego de salud. En estas condiciones, cualquier intento de supervivencia es inútil. La ilusión de tener agua para saciar todo tipo de sed en nuestra alma pronto resultará trágica. El pueblo en lugar de volver e invocar a su Dios, toma el camino de Egipto "para ir a beber las aguas del Scihor" (v. 18) u otros ríos.


Las palabras del profeta nos invitan a abandonar una religiosidad rancia, aparentemente sólida y espaciosa, pero prácticamente llena de grietas y trágicamente fangosa, si no francamente árida y seca. A esto nos exhorta a preferir una fe fresca y viva, ya que está animada por el Espíritu. ¿Qué estamos construyendo? ¿Dónde estamos guardando nuestra espiritualidad, en las catedrales, obra del hombre o en el templo del Espíritu? Me temo, y espero equivocarme, que le estamos dando mayor importancia a los contenedores externos que a nuestra alma. Etty (Esther) Hillesum (judía holandesa asesinada en Auschwitz a la edad de 29 años) escribió en su diario: "Dentro de mí hay una fuente muy profunda. Y en esa fuente está Dios”. Aunque lejos de cualquier hipotético campo de concentración, pero en medio de un desierto existencial, nos gustaría como Etty reconocer que Dios está en cada uno de nosotros como una fuente muy profunda, oculta a la mirada exterior. Lamentablemente, sobre esa fuente, por diversas razones, yacemos montones de escombros y arena, y el agua lucha por fluir, comprimida bajo diversas dudas, angustias, temores y tormentos que debilitan poco a poco el espíritu.


Querido amigo, que estas palabras te puedan transportar cerca de la ciudad de Sicar en Samaria, donde Jesús, sentado en el antepecho del pozo de Jacob, y como la mujer que vino a sacar agua, te dirige estas palabras: "Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá á tener sed; Mas el que bebiere del agua que yo le daré, para siempre no tendrá sed: mas el agua que yo le daré, será en él una fuente de agua que salte para vida eterna" (Juan 4:13-14).


 

Plan de lectura semanal

de la Biblia n. 05

24 de enero Éxodo 9-11; Mateo 15:21-39

25 de enero Éxodo 12-13; Mateo 16

26 de enero Éxodo 14-15; Mateo 17

27 de enero Éxodo 16-18; Mateo 18:1-20

28 de enero Éxodo 19-20; Mateo 18:21-35

29 de enero Éxodo 21-22; Mateo 19

30 de enero Éxodo 23-24; Mateo 20:1-16



fotos gun4hire, www.freeimages.com

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo