Buscar
  • Elpidio Pezzella

El reino de Dios en nosotros

El tiempo es cumplido, y el reino de Dios está cerca: arrepentíos, y creed al evangelio.

Marcos 1:15

El primer anuncio de Jesús que nos da el Evangelio es que el reino se había acercado al cumplimiento de los tiempos, en perfectas condiciones. Contrariamente a las expectativas de la gente, enseguida aclara que no se trataba de una especie de gobierno terrenal, sino de una "realidad" que se realiza con su presencia, cuyo acercamiento exige un cambio. A través de su sacrificio, Jesús nos ha reconciliado con el Padre, y por Su sangre hemos hecho la paz con Dios. A medida que crece nuestra relación con el Señor, el reino de Dios se acerca a estar en nosotros. En varias ocasiones contó varias parábolas para describirlo. En uno de estos lo compara con el sembrador que arroja una semilla y luego vuelve a su vida cotidiana. Mientras tanto la semilla brota y crece sin que él sepa cómo sucedió esto (Marcos 4:26-29). El Señor quiso dar a entender que nace y se desarrolla sin que sepamos cómo puede suceder esto. No son ciertas actividades o prácticas las que permiten que la semilla florezca, sino que es la obra que el Espíritu hace en todos, la mayoría de las veces sin que nos demos cuenta. En lugar de preguntarnos dónde está el reino de Dios, debemos recoger las indicaciones de la oración modelo e invocar: “Venga tu reino…”.


En varias ocasiones, Jesús habló del reino de Dios a sus discípulos ya la multitud. A pesar de la claridad de sus palabras, nos cuesta reconocer inmediatamente su reino, aunque esté en nuestros corazones: "... porque he aquí, el reino de Dios está entre vos otros" (Lucas 17:21b). Muchos a lo largo de los siglos han cometido el error de considerarlo como un reino humano; la misma expectativa mesiánica del pueblo de Israel estaba ligada a la idea de un “renacimiento” de la monarquía davídica, disuelta entre batallas y sucesores en el tiempo siguiente. En cambio, Jesús comenzó su predicación declarando que el reino se había acercado. No era una especie de gobierno, un conjunto de personas regidas por una legislación, sino una condición que se cumple con Su presencia. Quienes son alcanzados por la obra del Espíritu sienten nacer en ellos algo indefinible. Aunque no tengamos pleno conocimiento, como Nicodemo, cuando el Señor deposita en nosotros la semilla de la Palabra, poco a poco crece irresistiblemente el deseo por las cosas de Dios, nuestros ojos se abren y de repente tomamos conciencia de nuestra condición. de su presencia. Por lo tanto, debemos dejar que el Espíritu obre en nosotros para que pueda crecer. Si nos encomendamos a él, la semilla comenzará a brotar hasta que crezca completamente, porque cuando el Señor comienza una obra, la completa. Si en tu vida ves un retoño de Su obra, no te detengas a contemplarla, sino deja que la obra se complete. No ignore que el tiempo corre y no podemos quedarnos como brotes o tallos de por vida, así que no lo posponga.


Dios espera que cada uno le permita hacer Su obra sin temor a pasar de una fase a otra. Sí, porque algunos tienen miedo de crecer. Nuestra existencia se caracteriza por etapas que debemos atravesar. Sería absurdo pensar en detenerse en la etapa inicial. En otra parábola, Jesús habla de un hombre que antes de partir había confiado algunos talentos a tres de sus sirvientes. Mientras dos los hacían fructificar y multiplicar, el tercero no ganaba nada (Mateo 25:14-30). También nosotros podríamos ser como este último que, por temor a perderlo, no ha traficado con lo que le había sido confiado. El Señor no sólo planta en nosotros la semilla de la Palabra, sino que nos encomienda la tarea de anunciarla a los demás: "Id y predicad el Evangelio a toda criatura...", para que los demás primero se arrepientan y luego crean. Volviendo al reino, la Escritura nos recuerda que está en nuestro corazón, y también que donde está nuestro corazón, está nuestro tesoro. Concedamos, pues, la tierra de nuestra carne a la obra del Señor, esforzándonos cada día por ser vasos de honra e instrumentos que puedan honrarle y servirle hasta el día de la siega, "porque el reino de Dios no es para comer ni para beber", sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Romanos 14:17). Mientras permanece humilde como recipiente, Él ha elegido depositar en nosotros la gloria de Su reino. ¡No lo olvide!



 

Plan de lectura semanal

de la Biblia n. 30

18 de julio Salmos 20-22; Hechos 21:1-17

19 de julio Salmos 23-25; Hechos 21:18-40

20 de julio Salmos 26-28; Hechos 22

21 de julio Salmos 29-30; Hechos 23:1-15

22 de julio Salmos 31-32; Hechos 23:16-35

23 de julio Salmos 33-34; Hechos 24

24 de julio Salmos 35-36; Hechos 25



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo