Buscar
  • Elpidio Pezzella

No hay paz sin justicia

Pidamos por la paz de Jerusalén: que prosperen los que te aman.

Salmos 122:6

La ciudad de Jerusalén, con su historia, hace saltar el corazón de cualquiera que tenga un mínimo de fe. Las calles que recorrió Jesús, las vistas fijadas en los ojos de los discípulos, los sonidos y los olores de las multitudes que seguían al Mesías, son sólo algunas de las razones que la sitúan fuera de toda comparación con las más grandes y bellas ciudades del mundo. Por desgracia, Jerusalén es una ciudad disputada política, religiosa y culturalmente. A lo largo de la historia se ha conocido con diferentes nombres. Se dice que el nombre actual deriva de la palabra "shalom", que significa "paz", y la interpretación más común sería "ciudad de la paz". Verlo periódicamente en el centro del conflicto conlleva un profundo sufrimiento, mezclado, en algunas circunstancias, con verdaderas dudas. Una ciudad objeto de tanta hostilidad y condesa entre los pueblos ¿Cómo podría ser la ciudad de la paz?


En el Salmo 122 la palabra "paz" se asocia a Jerusalén, sede del palacio real y de la administración de la nación, pero también punto de apoyo de todo el país desde el punto de vista religioso. De hecho, era aquí donde confluían corrientes de peregrinos para las fiestas prescritas por la Ley, cuando se reunían para celebrar al Señor. Este salmo formaba parte de una colección que acompañaba a los judíos en su camino a la ciudad, quienes, llegados del campo, se quedaban con la boca abierta, llenos de admiración, una vez que llegaban a una de las puertas de entrada. El profundo afecto por la ciudad se expresa en el deseo de paz, que no sólo significa la ausencia de guerra, sino la prosperidad, la seguridad, el bienestar de Dios. He tratado de preguntarme por qué la Escritura nos manda rezar por la paz de Jerusalén, saliendo de ideologías y convicciones maduradas en el tiempo, y que a menudo no tienen en cuenta la evolución geopolítica, terminando por unir lo espiritual a lo que desgraciadamente es meramente material. Jesús mismo declaró: "Mi reino no es de este mundo" (Juan 18:36).

Muchos cristianos ven una señal del cumplimiento de las profecías bíblicas en lo que ocurre hoy en Israel, y especialmente en Jerusalén, mientras ignoran totalmente la historia política que condujo al Estado de Israel y los acuerdos internacionales que dispusieron que la ciudad pertenece a todos, incluidos los palestinos. No cabe duda de que Israel sigue siendo esa higuera que hay que vigilar para reconocer el despliegue del reino de Dios, tal como lo anunció el propio Jesús (Lucas 21:29-31). Pero el transporte para el pueblo elegido y amado en primer lugar, no debe hacernos ciegos para no ver los abusos e injusticias, como ya reclamaban los profetas (Miqueas 3). En concreto, sobre la cuestión que está inflamando el escenario de Oriente Medio y ensangrentando no sólo a Jerusalén, algunos sostienen que la única manera de poner fin a esta terrible violencia es reconocer a los palestinos la misma dignidad, la misma libertad y los mismos derechos reconocidos, a nivel internacional, a los israelíes, ya que ninguna paz puede construirse sobre la persecución de un pueblo, sobre la ocupación militar. De hecho, no basta con pedir el fin de la violencia de un bando si luego el otro practica el abuso y la opresión, violando los derechos humanos fundamentales. Es también por todo esto que no hay ni habrá nunca paz sin justicia. Si a la búsqueda primordial del reino de Dios, Jesús asoció la justicia (Mateo 6:33), debemos detenernos a reflexionar.


Dios no ha abandonado su camino con Israel, a pesar de que le han dado la espalda en repetidas ocasiones. Me pregunto si un pueblo que no sigue a Dios tiene derecho a hacer lo que quiera e incluso a recibir el consentimiento de los demás. Mejor entonces volver a la invitación del salmo, ampliando nuestros horizontes. Orar por Jerusalén y su paz es rezar por el mundo, por la Iglesia, por mí mismo, para que todos encuentren a Aquel que es la verdadera Paz, más allá de todos los intereses económicos y políticos. No es casualidad que, con motivo de su última peregrinación a Jerusalén para celebrar la Pascua, Jesús no pudiera

evitar llorar antes de entrar en la ciudad. ¿Quién más que él hubiera deseado la paz para Jerusalén? Tal vez Jesús lloró pensando en las cosas terribles que tendría que afrontar esa ciudad en el futuro... Sin embargo, con ese gesto, Jesús constató que Jerusalén no había reconocido a su Mesías, es decir, lo que se necesitaba para su paz. Dios no abandonó la ciudad que había elegido. Israel, al igual que Palestina y el mundo entero (Juan 3:16), todavía puede conocer la paz que Dios quiere darle aceptando al Mesías y su Evangelio. De este modo, las palabras del Salmo adquirirán una nueva luz y una nueva forma ante aquellos que se preocupan por la paz de Jerusalén y en Israel: ¡orad también para que se acepte a Jesús como Mesías porque sólo Él puede traer la paz!



Plan de lectura semanal

Biblia no 21

17 mayo 1Crónica 1-3; Juan 5:25-47

18 mayo 1Crónica 4-6; Juan 6:1-21

19 mayo 1Crónica 7-9; Juan 6:22-44

20 mayo 1Crónicas 10-12; Juan 6:45-71

21 mayo 1Crónica 13-15; Juan 7:1-27

22 mayo 1Crónica 16-18; Juan 7:28-53

23 mayo 1Crónica 19-21; Juan 8:1-27

Versione in lingua russa

Dev. 21 russo
.pdf
Download PDF • 373KB

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo