Buscar
  • Elpidio Pezzella

Manos levantadas

Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec.

Éxodo 17:11

La guerra representa el campo en el que se enfrentan partidarios de diferentes intereses y en el texto bíblico se convierte en sinónimo de las dificultades que periódicamente estamos llamados a afrontar. El pueblo de Israel en Rephidim, va camino a la tierra prometida, ha atravesado el mar y el desierto, y ahora está acampado en una zona donde no hay agua y por eso protesta nuevamente. Dios hace brotar agua de la roca cuando se narra la lucha contra Amalec. Además de la falta de comida y agua, los israelitas en el desierto tuvieron que lidiar con la oposición de las tribus del desierto. Entre estas tribus estaban los amalecitas, descendientes de Amalek, jefe de una tribu de edomitas, cuyo antepasado fue Edom (Esaú) hermano de Jacob, y por lo tanto estaban emparentados con los israelitas. En la Biblia se les considera los enemigos tradicionales de Israel y la batalla con ellos adquiere un valor emblemático.


Moisés ordena a Josué que conduzca a los israelitas a la batalla, mientras él estará de pie en la cima de la colina, donde se podía seguir en vivo el desarrollo de las hostilidades, sosteniendo la vara de Dios. La Biblia narra que cuando Moisés levantó las manos, Israel prevaleció; pero cuando los bajó, los enemigos prevalecieron. Entonces, como Moisés luchaba por mantener las manos en alto, Aarón y Hur lo hicieron sentar sobre una piedra mientras ellos, uno de un lado y el otro del otro, los sostenían. De esta forma garantizan el éxito de los israelitas. La historia termina con Josué derrotando a los amalecitas, luego pasándolos a espada, sin saber lo que había sucedido en la colina. Probablemente en el origen de la historia debió haber una roca en forma de asiento, designada como el trono de Moisés. Mientras que los brazos levantados son vistos como un símbolo de oración, a pesar de la falta de cualquier alusión a un diálogo entre Moisés y YHWH.


Levantar la mano es un acto que acompaña muchas veces a nuestra adoración, y creo que es una actitud notable y absolutamente eficaz, de la que nadie debería avergonzarse ni resultar difícil. Tal vez alguien haya experimentado cómo, cuando desciende la unción y el canto y la música nos levantan el corazón, las manos se juntan y se estiran hacia arriba. David es consciente de dónde viene la ayuda de Dios: “Oye la voz de mis ruegos cuando clamo á ti, Cuando alzo mis manos hacia el templo de tu santidad” (Salmos 28:2). Primero, es un acto de entrega a Su amor y no al miedo. Cuando levanto mis manos me doy cuenta que están vacías, que no tengo nada que ofrecer, más bien necesito recibir de Su infinita gracia. Pero también pueden estar vacías porque las he vaciado de mis convicciones, de mis obras inútiles, de los resentimientos y amarguras sufridas. Tal como Pablo escribió a Timoteo: "Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos limpias, sin ira ni contienda" (1 Timoteo 2:8).


Como un niño se precipita hacia el padre con los brazos en alto, queriendo un abrazo, que lo mimen, así elevamos nuestros brazos a Dios en adoración con el deseo de tocarlo y sentirlo cerca de nosotros, para encontrar una respuesta a la necesidad más profunda: “Extendí mis manos á ti; Mi alma á ti como la tierra sedienta” (Salmo 143:6). Al mismo tiempo, nuestros brazos se levantan para levantar simbólicamente a Jesús, no que tengamos este poder, sino para expresar que Él es digno de gloria. Cuando lo elevamos, nos rebajamos en la presencia de su señorío. Cuando las manos se extienden hacia Dios creo que es imposible aferrarse a los demás oa cualquier otra cosa. Nuestra confianza total es volverse a Él para ser colmado de Sus bendiciones e incluso respondido en nuestras oraciones. Así nos unimos al salmista: "Sea enderezada mi oración delante de ti como un perfume, El don de mis manos como la ofrenda de la tarde" (Salmos 141:2). Volviendo al episodio de Moisés, levantar las manos es también señal de la presencia de YHWH que se posiciona a favor de los israelitas y los conduce a la victoria. ¡Levanten sus manos, porque Dios está de su lado!


 

Plan de lectura semanal

de la Biblia n. 09

21 de febrero Números 1-2; Marcos 3:1-19

22 de febrero Números 3-4; Marcos 3:20-35

23 de febrero Números 5-6; Marcos 4:1-20

24 de febrero Números 7-8; Marcos 4:21-41

25 de febrero Números 9-11; Marcos 5:1-20

26 de febrero Números 12-14; Marcos 5:21-43

27 de febrero Números 15-16; Marcos 6:1-29



foto de wix

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo