Buscar
  • Elpidio Pezzella

Los expendables

El asalariado, que no es pastor, al que no pertenecen las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye (y el lobo las secuestra y las dispersa), porque es asalariado y no cuida de las ovejas.

Juan 10:12-13

En el discurso relatado por Juan en su evangelio, Jesús se compara con el (buen) pastor, en oposición a los mercenarios. Probablemente el Maestro se esté refiriendo a los líderes del pueblo que no son guías desinteresados, pues explotan a los encomendados, siempre que sea conveniente. Luego, cuando llegan los lobos (que también podrían representar a los romanos), los líderes abandonan a la gente. Lo que los diferencia es la actitud que adoptan hacia las ovejas: el buen pastor presta su servicio por amor, el asalariado lo hace por dinero. Cuando llega un lobo para secuestrarlos y dispersarlos, el mercenario se preocupa por defender su vida, por lo que "abandona las ovejas y se escapa". Para escapar, no necesitas huir, siempre y cuando no des tu ayuda, guarda silencio sobre ver y escondete en silencio. Incluso si trabaja y se preocupa, todo esto lo hace a cambio, busca privilegios y ventajas temporales, es codicioso, aspira a honores terrenales. Hay algunos en la Iglesia que están a cargo de la autoridad, y Pablo dice de ellos que buscan sus propios intereses, no los de Jesu Cristo (Filipenses 2:21), el único que no busca su propio interés y ofrece libremente su vida.


Agustín enseñó que “en la Iglesia hay muchos que buscan ventajas terrenales y, sin embargo, predican a Cristo. Incluso a través de ellos se oye la voz de Cristo, y las ovejas siguen, no al asalariado, sino a través del asalariado la voz del Pastor”. Ciertamente el mercenario no es una figura recomendable. Sabemos que hay mercenarios, pero solo el Señor sabe quiénes son. Sin embargo, podemos identificarlos por el consejo del Señor: "Por sus frutos los conoceréis" (Mateo 7:16). Que el Señor nos ilumine para reconocer a los mercenarios y no convertirnos en mercenarios nosotros mismos. también se necesitan mercenarios. Hay muchos que buscan ganancias materiales y, sin embargo, predican a Cristo. Las ovejas no siguen al asalariado, sino a la voz del pastor que también se ha hecho oír a través del asalariado. El apóstol Pablo señaló a los filipenses: "Algunos en verdad predican a Cristo por envidia y contención, pero también hay otros que lo predican con buen ánimo. Los que ciertamente anuncian a Cristo por contención, no puramente, pensando en agregar aflicción a mis cadenas, pero estos lo hacen por amor, sabiendo que estoy establecido para defender el evangelio. ¿A quién le importa? Sea como sea, ya sea como pretexto o con sinceridad, Cristo está anunciado; y me regocijo en esto, de hecho también me regocijaré en el futuro" (1:15-18).


Pero si pasamos la discusión del lado de las ovejas, uno se pregunta si son capaces de distinguir a un mercenario del pastor. Un peligro diferente merece ser informado. No hay muchos lobos que se cuelen, sino ovejas que abandonan voluntariamente el redil. Y aunque en algunos rediles puede haber pastores mercenarios, algunos de los rebaños practican espontáneamente la trashumancia (una forma de migración estacional y temporal de rebaños de los pastizales de la llanura a los de gran altitud y viceversa). En estos viajes los animales disfrutan de pastos frescos, pero no cambian de "propiedad". De hecho, incluso a gran altura, por lo que cuando regresan al valle, tienen su propio establo, donde reciben asistencia y proveen su leche. Saben muy bien quién es su pastor y no siguen a los demás. Cuando Jesús habló de sí mismo como un buen pastor o como una puerta al redil, tenía todo esto en mente y lo enseñó para que pudiéramos tenerlo en cuenta y aprender a ser éticamente correctos. La lección aún está por aprender. Es cierto que las almas pertenecen a Cristo, es igualmente cierto que la iglesia es una. Pero creo que es hora de decir basta tanto de la "trashumancia eclesial" como del servicio en cuestión. Quisiera animar a todos a tener su propio redil a la puerta del cual está el buen pastor, recordando a los que fácilmente migran o se van que "en realidad eras como una oveja errante, pero ahora has vuelto al pastor y al cuidador de vuestras almas" (1 Pedro 2:25). Sin embargo, a los que han sido llamados a servir, les dirijo estas palabras: "Por tanto, mis amados hermanos, estad firmes, inflexibles, abundando continuamente en la obra del Señor, sabiendo que vuestro esfuerzo no es en vano en el Señor" (1 Corintios 15:58).



Plan de lectura semanal

de la Biblia n. 38

13 septiembre Proverbios 16-18; 2 Corintios 6

14 septiembre Proverbios 19-21; 2 Corintios 7

15 septiembre Proverbios 22-24; 2Corinths 8

16 septiembre Proverbios 25-26; 2 Corintios 9

17 septiembre Proverbios 27-29; 2 Corintios 10

18 septiembre Proverbios 30-31; 2 Corintios 11:1-15

19 septiembre Eclesiastés 1-3; 2 Corintios 11:16-33


Foto de Aaron Murphy, www.freeimages.com


0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo