Buscar
  • Elpidio Pezzella

llamando bien al mal

¡Ay de los que á lo malo dicen bueno, y á lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!

Isaías 5:20

Si la búsqueda de la verdad por parte de Pilatos en el rostro de Jesús se ha vuelto emblemática, la del bien no es diferente, dado que para el hombre en general no existe el bien absoluto. ¿Lo que es bueno? El hombre no sabe esto y no tiene un "canon" de medida del bien y del mal. A la vista de todos, a lo largo del tiempo el mismo concepto del bien varía según las circunstancias, lo que ayer se consideraba malo hoy es bueno, y mañana tal vez se vuelva a considerar malo, y así sucesivamente. De hecho, todos tienen su propia opinión sobre lo bueno o lo malo y juzgan las cosas en función de sus sentimientos y debilidades. Esta opinión suele estar en contraste con la de los demás o en conflicto con la común, es decir, impuesta por la sociedad. Si vamos a ser honestos, debemos reconocer que hemos mezclado los tonos del bien con los del mal y viceversa de tal manera que ahora los dos son indistinguibles. El "cántico de la viña" de los primeros versículos del capítulo 5 termina con una frase: "Esperaba juicio, y he aquí vileza; justicia, y he aquí clamor" (v. 7b). A pesar del amor y cuidado que se le dedica a la viña (la gente), los resultados son malos. El abuso de la ley es igual a la violencia física, al derramamiento de sangre, ante lo cual Dios no permanece indiferente.


El problema es que hemos optado por ser "salvajes", rechazando el tratamiento y sobre todo eligiendo vivir en contra de las indicaciones recibidas. Entonces, de una forma u otra, el bien siempre tiende a convertirse en lo que se considera útil para uno mismo. Reservamos un lugar especial, un trato especial, para todo lo que nos aporta alguna ventaja. La historia nos cuenta cómo hasta nuestros días los pueblos han creído que pueden alcanzar la grandeza, el bienestar y el poder a través de la opresión, la injusticia e incluso la guerra. Sin embargo, el profeta, el amigo de Dios, no duda en denunciar. Esos versos están ahí para mostrarnos lo que sucede en las acciones de los hombres, en la innoble capacidad de tomar prestada en provecho propio una verdad que no es verdad declarando "bueno" lo que poco antes se había declarado "malo". No se trata de la capacidad y la libertad de poder cambiar de opinión, si entendemos mejor y más lo que antes no entendíamos del todo. Los hechos testifican que la diferencia entre el bien y el mal ya no existe, o al menos no es clara y clara, mientras uno cambia constantemente de opinión solo por conveniencia, cálculo, interés partidista, ventaja inmediata, sin ninguna coherencia y dignidad.


Así nuestra sociedad (con ella también la iglesia, por desgracia) paga el altísimo precio de tantos que intercambian el bien y el mal, la verdad por la mentira, convirtiéndose o en heraldos o en discípulos, y cuya condición se encierra en esta descripción de Isaías: “Palpamos la pared como ciegos, y andamos á tiento como sin ojos; tropezamos al medio día como de noche; estamos en oscuros lugares como muertos” (Isaías 59:10). Para el creyente hay un modelo absoluto de bien al que referirse, es Dios Padre. Nuestra referencia son sus leyes, su Palabra, que a pesar de los cambios sociales permanece inmutable, aunque para algunos creyentes sea una referencia obsoleta. Son los efectos de nuestras posiciones los que confirman si se ha hecho o no la elección correcta. El 23 de enero de 1996, se le pidió al pastor Joe Wright que abriera la sesión del Senado de Kansas con una oración. Sus palabras sorprendieron a los presentes. Al final, de hecho, algunos diputados abandonaron la sala en señal de protesta, porque las palabras habían sido duras. Si no llamamos a las cosas por su propio nombre, no solo distorsionaremos la realidad, sino que tampoco lograremos asumir las actitudes adecuadas ante los desafíos que se presentarán. Pensé en proponértelos, con la esperanza de poder hacerlos tuyos.


«Padre Celestial, hoy venimos ante Ti para pedirte perdón y obtener Tu dirección y Tu guía. Sabemos que Tu Palabra dice: "¡Ay de los que llaman bien a lo malo", pero eso es exactamente lo que hemos hecho! Hemos perdido nuestro equilibrio espiritual y subvertido nuestros valores. Por esto confesamos que:

* hemos ridiculizado la verdad absoluta de Tu Palabra, llámala pluralismo;

* hemos adorado a otros dioses, y lo hemos llamado multiculturalismo;

* hemos privilegiado la perversión, llamándola estilo de vida alternativo;

* expropiamos a los pobres, y los llamamos mucho;

* hemos despreciado a los necesitados, y lo hemos llamado protección de sus intereses;

* hemos premiado la pereza, llamándola bienestar;

* hemos matado a los que aún no han nacido, llamándolos derecho de elección;

* disparamos a los abortistas, diciendo que es justificable;

* nos negamos a disciplinar a nuestros hijos, y lo llamamos desarrollar la autoestima;

* hemos abusado del poder, y lo hemos llamado sentido común político;

* queríamos las cosas de los demás, justificándolas como ambición;

* hemos contaminado el medio ambiente con profanación y pornografía, diciendo que es libertad de expresión;

* hemos ridiculizado los valores de nuestros padres, justificando esto como apertura mental.

Sondea nuestros corazones, oh Dios; examinar lo que somos; pruébalo, para ver si hay maldad en nosotros; límpianos de todo pecado y líbranos.

Guíe y bendiga a estos hombres y mujeres que han sido enviados aquí por la gente de este estado y establecidos por Usted para gobernar este gran estado de Kansas. Concédeles la sabiduría para administrar, y que sus decisiones nos lleven al centro de Tu voluntad.

Te lo pido en el nombre de Tu Hijo, el Salvador Viviente Jesucristo».


 

Plan de lectura semanal

de la Biblia n. 15

04 abril Rut 1-4; Lucas 8:1-25

05 abril 1 Samuel 1-3; Lucas 8:26-56

06 abril 1 Samuel 4-6; Lucas 9:1-17

07 abril 1 Samuel 7-9; Lucas 9:18-36

08 abril 1 Samuel 10-12; Lucas 9:37-62

09 abril 1 Samuel 13-14; Lucas 10:1-24

10 abril 1 Samuel 15-16; Lucas 10:25-42

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo