Buscar
  • Elpidio Pezzella

La mano de Dios interviene

Porque así dice el SEÑOR, Dios de Israel: "No se acabará la harina en la tinaja ni se agotará el aceite en la vasija, hasta el día en que el SEÑOR mande lluvia sobre la faz de la tierra".

1 Reyes 17:14

En el último período todos hemos notado los aumentos de precios relacionados con la harina y sus derivados: pan, pasta y pizza, que es el corazón de nuestra dieta. Los medios de comunicación hablan de un crecimiento ligado a los costos de transporte, cosechas más magras, las opciones de algunos países para limitar las exportaciones, pero quizás también a la especulación. Siempre que tenemos estos aumentos, los "fantasmas" comienzan a aparecer en el horizonte. En la Biblia, la falta de harina era sinónimo de hambre y, por tanto, de dificultad y peligro de vida. En nuestro texto, el profeta Elías es enviado fuera del país durante una hambruna. En Sarepta conoce a una viuda, en peores condiciones que la suya, a la que pide primero de beber y luego de comer. Así asistimos a la materialización de la providencia de Dios, donde no había nada y a través de los que no tenían nada o poco. No se necesita mucho para Dios. La viuda tiene muy poco, hasta el punto de que está lista para morir e inicialmente se resiste al profeta. Son las palabras de éstos las que le dan el valor para hacer lo que se le pide. La mano invisible de Dios trabaja para aquellos que no lo han hecho. Aquel que puede hacer más de lo que pensamos o pedimos, le gusta avergonzar las cosas nobles de este mundo con los innobles y los sabios con los niños pequeños. Nos empuja a confiar en él pidiendo una acción aparentemente "absurda".


No es la única vez que asistimos a la materialización de la providencia de Dios donde no había nada y a través de los que no tenían nada o poco. Los cuarenta años en el desierto hacia Canaán están llenos de intervenciones milagrosas. Un poco es suficiente para Dios, así como algunos panes y algunos pescados fueron suficientes para que Jesús satisfaga a una multitud de personas. Estamos desafiados a tener fe y coraje para tomar lo que está disponible para nosotros y ser parte de ello para los demás, no limitarnos ni hacer mil razonamientos en la actuación, tan poco como un grano de mostaza. Compartir es la base de la multiplicación. Al principio, la mujer no tenía esperanzas en las palabras del profeta, pero luego la persuadieron para que hiciera lo que se le pedía. En el momento en que encuentra la fuerza para compartir, porque el amor es romper con el que no tiene, interviene la mano de Dios y el aceite y la harina se multiplican y no se acaban, presagiando el "Dad, y os será dado; medida buena, apretada, remecida y rebosante, vaciarán en vuestro regazo. Porque con la medida con que midáis, se os volverá a medir" (Lucas 6:38).


Probablemente la viuda, que llamó la atención de Jesús en el templo, también viviera resignada sus últimos días. Tenía apenas dos centavos. Podría haber proporcionado el almuerzo para ese día. Del relato de Lucas (21:3-4) la vemos llegar silenciosamente entre la multitud del templo, en su extrema pobreza se acerca a las cajas de ofrendas y allí deja caer "todo lo que tenía". Siente en su corazón la necesidad como judía de apoyar el templo, de dar lo que está en sus posibilidades. Y lo hace no para invertir en la misericordia divina, ni con la actitud de quienes van a plantar en el campo de los milagros. Estoy seguro de que en su corazón no hay más que fe, la certeza de que Dios la cuida, como sucedió con la viuda de Sarepta. La clase de las viudas junto con los huérfanos estaba al margen de la sociedad judía. Nadie se hizo cargo de ellos. Sin embargo, el Pentateuco ordena cierta preocupación hacia ellos. Dios mismo se presenta como "padre de huérfanos y defensor de viudas en su santa morada" (Salmo 68:5). Incluso el profeta Isaías exhorta al respecto en el nombre del Señor: "aprended a hacer el bien, buscad la justicia, reprended al opresor, defended al huérfano, abogad por la viuda" (1:17). Sólo después anima a "ven y discutamos". Lo que significa que hay pasos progresivos que no podemos ignorar. Antes de ir ante Dios, nuestra mirada debe volverse hacia nuestra altura, hacia los necesitados. Solo entonces la harina no se agotará y el aceite no caerá.



Plan de lectura semanal

de la Biblia n. 48

22 de noviembre Ezequiel 18-19; Santiago 4

23 de noviembre Ezequiel 20-21; Santiago 5

24 de noviembre Ezequiel 22-23; 1 Pedro 1

25 de noviembre Ezequiel 24-26; 1 Pedro 2

26 de noviembre Ezequiel 27-29; 1 Pedro 3

27 de noviembre Ezequiel 30-32; 1 Pedro 4

28 de noviembre Ezequiel 33-34; 1 Pedro 5

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo