Buscar
  • Elpidio Pezzella

La elección de Mattia

Y les echaron suertes, y cayó la suerte sobre Matías; y fué contado con los once apóstoles.

Hechos 1:26

Mientras el grupo de discípulos con los apóstoles en el centro espera el cumplimiento de la promesa del Señor ascendido poco antes, unas ciento veinte personas están reunidas en oración y meditación, cuando Pedro se levanta y señala algo a los demás. Incluso antes de Pentecostés, Simón hace oír su voz y mueve los hilos del grupo. El Resucitado le había encomendado el cuidado del rebaño y de los corderos (Juan 21:15-18). La noticia de la muerte (suicidio) de Judas ha dejado grietas en la cabeza de los presentes, ya atónitos por la partida del Maestro. Él mismo le había asegurado, respondiendo a Pedro: "Cuando se sentará el Hijo del hombre en el trono de su gloria, vosotros también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar á las doce tribus de Israel" (Mateo 19:28). Sin Judas, efectivamente excluido por sus acciones del trono, debe asegurarse un nuevo duodécimo.


Hay, pues, afirmaciones que se dan por verdaderas pero que no son precisas, como la de que los apóstoles eran doce. De hecho, doce discípulos fueron llamados a ser los primeros apóstoles, pero al comienzo del libro de los Hechos encontramos al decimotercero y luego al decimocuarto (Saulo de Tarso). Según Eusebio de Cesarea y Epifanio de Salamina fue uno de los setenta y dos discípulos de los que habla Lucas en el capítulo 10 de su evangelio, y designado por Jesús para que lo precediera en los lugares adonde se disponía a ir. En consecuencia, José también debe haber tomado parte en la expedición. Probablemente era el hermano de Judas mencionado más adelante en Hechos (15:22), y elegido con Silas para acompañar a Pablo y Bernabé a Antioquía. De hecho, este Judas también se llama "Barsabba" (hijo de Šĕbhā). El hecho de que fuera apodado "el justo" dice mucho de él. Además, ambos formaban parte del grupo extenso de discípulos desde el principio, "comenzando desde el bautismo de Juan, hasta el día que fué recibido arriba de entre nosotros, uno sea hecho testigo con nosotros de su resurrección" (Hechos 1:22).


Qué decir de Giuseppe, el llamado a ser la alternativa a Mattia, pero que verá triunfar al otro en el sorteo. Considerado del mismo modo que Matías, tiene la oportunidad de incorporarse a las filas de los apóstoles. Luca en la redacción del relato nos ofrece una escueta noticia del hecho, sin datos personales más allá del nombre de los implicados. No hay reacciones de los presentes, ni antes ni después. No hay palabras de los dos interesados ​​tras el resultado del sorteo. Precisamente en este punto, traté de imaginarme la escena, de sumergirme en la mente de ambos, de estar entre unos ciento veinte. Por un lado, ciertamente alegría. Por el otro, una tranquila decepción, tal vez. ¿Y si, por el contrario, tuviéramos realmente dos personas frente a nosotros al nivel de los apóstoles? Nos cuesta compararnos con los que tienen un alma noble y un espíritu bien dispuesto. Peter evita la elección personal, y junto con los demás confía más allá de toda comprensión humana en el sorteo, seguro de que quien sea elegido, ése será. No era nada nuevo en el mundo judío. Nadie grita conspiración ni llama a la repetición. Hay algo sobrenatural en el aire, que no puede ser arruinado por la carnalidad humana.


Lo que sucede a continuación está fuera de las páginas de los Hechos, excepto por el hecho de que el mismo grupo se encuentra "de igual consentimiento" unos días después para vivir la experiencia de Pentecostés. La elección de Mattia no es la exclusión de Joseph. Ambos son y seguirán siendo discípulos del Maestro. Sólo una “persona adecuada”, a diferencia de nosotros, podría permanecer en el grupo como si nada hubiera pasado, de hecho, quién sabe quién fue el primero en animar a Mattia a aceptar su vocación y apoyarlo en la responsabilidad. Y no olvidemos que el Espíritu aún no los había llenado. Estos pocos versículos encierran una gran lección para cualquiera que aspire a servir al Señor, cuya voluntad permanece soberana, cuya elección es incuestionable. Da igual ser parte de la élite (¡y aquí no la hay!), o estar entre los wingmen y la segunda línea. Lo que importa es ser parte del plan, de la visión, de la obra, de la Iglesia, del reino de Dios. "Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es vano" (1 Corintios 15:58).



 

Plan de lectura semanal

de la Biblia n. 18

25 abril, 2 Samuel 21-22; Lucas 18:24-43

26 abril, 2 Samuel 23-24; Lucas 19:1-27

27 abril, 1 Reyes 1-2; Lucas 19:28-48

28 abril, 1 Reyes 3-5; Lucas 20:1-26

29 abril, 1 Reyes 6-7; Lucas 20:27-47

30 abril, 1 Reyes 8-9; Lucas 21:1-19

01 mayo, 1 Reyes 10-11; Lucas 21:20-38



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo