Buscar
  • Elpidio Pezzella

En el corazón de una madre

En la amargura de su alma oró al Señor, lloro abundantemente.

1Samuel 1:10

El segundo domingo de mayo se celebran fiestas dedicadas a la madre en muchas partes del mundo. Esta tradición se remonta a la Inglaterra del siglo XVII con el "Mothering Sunday": los niños, alejados de sus familias para aprender un oficio o porque fueron obligados a la servidumbre, volvían a casa por un día. En mayo de 1870, en Estados Unidos, Julia Ward Howe, promotora de la abolición de la esclavitud, propuso la institución del Día de la Madre para reflexionar sobre la inutilidad de la guerra. Tras la muerte de su madre, Anna M. Jarvis envió cartas a varios miembros del Congreso, pidiéndoles que instituyeran un día festivo para celebrar a las madres que aún vivían. En mayo de 1908 se celebró el primer Día de la Madre en Grafton, Massachusetts, y en 1914 el presidente Wilson estableció el Día de la Madre y se decidió celebrarlo el segundo domingo de mayo. Con el tiempo se extendió por casi todas partes.


Para las mujeres de Israel, ser madre era la máxima aspiración y la realización plena. Una de las mayores desgracias que podía ocurrirle a una mujer judía era, de hecho, ser estéril (Génesis 30:1), ya que Dios había prometido que Israel sería numeroso, lo que motivó también a las mujeres. En hebreo, la palabra "madre" es "em", una palabra imitativa, que recuerda uno de los primeros sonidos emitidos por un bebé. Como madre, no me resulta difícil pensar en la figura de Ana: una esposa deseosa de experimentar la maternidad y conceder a su amado esposo el fruto de su vientre. Con este deseo se dirigió al templo para clamar en silencio al único que podía concederle. Frente al altar rezó sin pronunciar palabras audibles para el sacerdote Eli. Anna era una mujer que sabía lo que hacía. Ella había elegido acudir a Dios, abrirle su corazón, prometiendo devolverle el hijo que le pedía. Ana se convertiría en la madre de Samuel, el niño confiado al cuidado de Elí y criado a la sombra del Arca en el templo.


Sólo una mujer puede entender lo que significa ser "madre", y lo atroz que es privarse del fruto de su vientre, a pesar de que a veces leemos sobre actos desmedidos. Bajo el gobierno del rey Salomón, sucedió un día que dos madres se pelearon por un niño (1 Reyes 3:25-26). Estas dos mujeres, presentadas como "prostitutas", compartían alojamiento y ambas tenían un hijo recién nacido. Una noche, uno de los niños murió asfixiado bajo el peso de la madre, que lo sustituyó por el de su colega. El resultado fue una disputa tal que tuvieron que acudir al rey, quien, tras escuchar la historia, propuso cortar al niño en dos y dar una mitad a cada uno. Esto habría supuesto la muerte del niño. Inmediatamente la madre natural renunció a su parte. Tuvo el valor de renunciar al fruto de su vientre para salvar su vida. Sólo el amor de una madre puede hacer eso. La envidia, el egoísmo y el instinto de posesión no pertenecen a una verdadera madre, que no piensa en sí misma, en su propio egoísmo, en su propio amor, sino que piensa única y exclusivamente en la vida de su hijo. Nada impedirá a una madre luchar por su hijo.


Recordamos al sunamita que recibió un hijo gracias a la oración de Eliseo, pero que pronto lo perdió por una repentina enfermedad. Ante la muerte no dudó en reclamar la intervención divina, que le fue favorable. Otra mujer, en Naín, tuvo la gracia de encontrarse con Jesús en el cortejo fúnebre de su hijo: cambió su destino y su llanto se transformó en alegría. Al pensar en estas madres, mi corazón está con todos aquellos padres que están apretando los dientes por una enfermedad, luchando por la supervivencia de su hijo o que, por desgracia, se están secando las lágrimas al ver a su hijo volar. Sin embargo, la fe nos atestigua que Dios supervisa desde la concepción hasta el final. En las palabras dirigidas a Jeremías (1:5) hay una voluntad divina que trasciende la sexualidad de un hombre y una mujer o cualquier manipulación de laboratorio, y que la mente humana no puede captar. Detrás del nacimiento se contempla una obra divina. Quienes hayan escapado de un aborto o del fruto de un embarazo complicado no tendrán dificultad en confirmar que el nacimiento tiene algo de extraordinario. Jeremías percibe que es Dios mismo quien lo ha llamado a la existencia y que lo conocía antes de su gestación, habiendo establecido un plan para él. Hoy es difícil para muchos afirmar que la vida está ligada a la voluntad de Dios, y que es inseparable de una madre y un padre.


En cuanto al amor de una madre, la Escritura define repetidamente la acción divina (Isaías 49:25; 66:13; Salmos 131) y en Proverbios 31 encontramos una serie de alabanzas a la madre, una mujer astuta: "El corazón de su marido confía en ella, y nunca le faltará provisión" (v. 11); "Trabaja alegremente con sus propias manos" (v. 13); "Se levanta cuando todavía es de noche, distribuye la comida a su familia y la tarea a sus sirvientes" (v. 15); "Pone sus ojos en un campo, y lo compra" (v. 16); "Siente que su trabajo vale la pena" (v. 18); "No teme a la nieve por su familia, porque toda su casa está vestida de lana" (v. 21); "Su marido es respetado a las puertas de la ciudad" (v. 23); "La fuerza y la dignidad son su manto, y no teme el futuro" (v. 25); "Vela por la marcha de su casa" (v. 27); "Sus hijos se levantan y la proclaman dichosa, y su marido la alaba" (v. 28). Y eso es lo que todo hijo y/o marido debe hacer hoy también. Un abrazo a los que ya no tienen madre.



Plan de lectura semanal

Biblia no 20

10 mayo 2Reyes 10-12; Juan 1:29-51

11 mayo 2Reyes 13-14; Juan 2

12 mayo 2Reyes 15-16; Juan 3:1-18

13 mayo 2Reyes 17-18; Juan 3:19-36

14 mayo 2Reyes 19-21; Juan 4:1-30

15 mayo 2Reyes 22-23; Juan 4:31-54

16 mayo 2Reyes 24-25; Juan 5:1-24


English version

https://en.elpidiopezzella.org/post/in-the-heart-of-a-mother


Russo

Dev. 20 russo
.pdf
Download PDF • 441KB





Foto da www.freeimages.com


1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo