Buscar
  • Elpidio Pezzella

El pueblo del consuelo

«Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe». Y vueltos á casa los que habían sido enviados, hallaron sano al siervo que había estado enfermo.

Lucas 7:9b-10

A la muerte de Juan el Bautista, Jesús había elegido Cafarnaúm como su residencia. Por los Evangelios sabemos que este pueblo, en la orilla norte/oeste del lago de Tiberíades (Gennesaret), fue el más frecuentado y servido por Jesús, quién sabe si la elección se debió también al nombre. De hecho, Capernaum (Capernaum) en hebreo significa "pueblo de consolación". Aquí eligió a los discípulos, y en la sinagoga local pronunció luego el discurso sobre el pan. Está en casa y todos lo conocen. Como puesto aduanero, se asentó allí una pequeña guarnición romana. Lugar de regreso de cada viaje del Maestro. Y aquí acaba de regresar, cuando unos ancianos judíos median para su intervención a favor del criado de un centurión, gravemente enfermo y al que su amo quería mucho. La intercesión de los judíos, aunque singular en sí misma, se basó en los méritos que atribuían al militar, que había contribuido a la construcción de la sinagoga, y a esta persona, cercana y querida para ellos. El hecho de que Jesús los siga sin comentar sugiere que él también era conocido por Él. El Maestro no distingue si es romano o judío, pero responde al llamado. Incluso hoy, quienes lo invocan y confían en él no quedarán sin respuesta.


Y mientras el grupo casi ha llegado a su destino, siempre seguido por una multitud de personas, aquí hay un segundo pelotón enviado por el centurión. Esta vez son sus amigos quienes le dicen al Maestro que se detenga: «Señor, no te des este inconveniente, porque no soy digno de que entres bajo mi techo; por tanto, ni siquiera me he considerado digno de ir a vosotros; pero di la palabra y mi siervo sanará. Porque yo también soy un hombre sujeto a la autoridad de otros, y tengo soldados debajo de mí; y le digo a uno: "Ve", y va; a otro: "Ven", y viene; y a mi siervo: "Haz esto", y lo hace". Estas palabras asombran al Señor, quien señala a la multitud que lo acompañaba que aún no había encontrado tal fe en Israel. A diferencia de Naamán el sirio que duda de la acción del profeta Eliseo, apoyándose en su alto rango militar y exigiendo respeto, él es capaz de comprender el poder de Jesús precisamente por la autoridad que solía ejercer. El suyo es un acto de gran humildad, pero también el gesto sincero de quien no se considera capaz de acoger a Cristo. En el relato de Lucas, primero se encomienda a los judíos, luego apela a sus amigos.


Tenemos razón en el consuelo. Tenemos ante nosotros la historia de quien hace algo por otro, y todos los actores en escena permanecen en el anonimato. El centurión se preocupa por su sirviente enfermo. Los ancianos judíos interceden ante Jesús por su intervención. Los amigos van al encuentro de Jesús en nombre del romano. El Señor responde a la invitación de ir primero y detenerse después. Es casi un espectador de lo que está pasando. Y en todo esto el soldado y el maestro no entran en contacto. La fe del centurión da un giro inmenso, y tiene el efecto deseado, hasta encontrar también la aprobación del Señor, que sin mediar palabra curará a los enfermos. En la historia del centurión, su fe ha llevado a judíos y amigos a relacionarse con Jesús, la fe no necesita lugares y/o rituales particulares, no siempre escucha una respuesta, sino que siempre mueve la mano de Dios.


Cristo es la personificación de la compasión de Dios, bien expresada en la actitud del Buen Samaritano que, pasando junto al herido, "lo vio y tuvo compasión" (Lc 10:33). Compasión significa literalmente "sufrir con". Dios no está lejos del sufrimiento de nadie, sino que abraza a los que sufren. Jesús cargó con nuestros sufrimientos y, según el profeta Isaías, cargó con sus heridas nuestras enfermedades (53:4). Tal vez todos deberíamos crecer en una actitud de cuidado hacia los necesitados, para ser cada uno con su propia fe respuesta al grito de auxilio muchas veces mudo del hombre que sufre, respuesta a la mirada aterrorizada e impotente de la persona abrumada por dolor. “Consolad, consolad a mi pueblo”, dice vuestro Dios” (Isaías 40:1).



 

Plan de lectura semanal

de la Biblia n. 25

13 de junio Esdras 6-8; Juan 21

14 de junio Esdras 9-10; Hechos 1

15 de junio Nehemías 1-3; Hechos 2:1-21

16 de junio Nehemías 4-6; Hechos 2:22-47

17 de junio Nehemías 7-9; Hechos 3

18 de junio Nehemías 10-11; Hechos 4:1-22

19 de junio Nehemías 12-13; Hechos 4:23-37



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo