Buscar
  • Elpidio Pezzella

El mayor de los mandamientos

No hay otro mandamiento más importante que estos.

Marcos 12:31

En la confusión de prescripciones y decretos del hebraísmo, algunos de los doctores de la Ley se encontraban en una atormentada búsqueda de cuál era el primer mandamiento (Mateo 22:34-40), el mayor, el que, si se cumplía, garantizaba la vida eterna (Lucas 10:25-28). También se buscaba encontrar un compendio a la Ley y los Profetas (Mateo 22:40), a los innumerables preceptos asignados. El Talmud, de hecho, declara que a través de Moisés se dieron 613 mandamientos, 365 negativos (el número de días del año) y 248 positivos (el número de miembros del cuerpo humano); luego vino el rey David que los redujo a 11 (Salmo 15); Isaías los redujo a 6 (33: 15-16); Miqueas los redujo a 3, (Miqueas 6:8); de nuevo Isaías a 2 (56:1), "Observad la ley y practicad la justicia"; finalmente Habacuc los redujo a uno, "El justo vivirá por la fe" (2:4). Un escriba, conocedor de las Escrituras, se acercó a Jesús y le planteó la pregunta. No me atrevo a imaginar qué le había inducido a dirigirse al Maestro, si eran sólo dudas personales o si había ocurrido algo que minaba su fe histórica. Lo qué importa es que encontró el camino y el valor para dar la cara, porque en lugar de dejarse consumir por las dudas siempre es mejor hacer preguntas. Ninguna cuestión será de poca importancia o de poco interés. Para cada pregunta siempre habrá una respuesta.


Jesús empezó por el principio, es decir, por la Ley, y recordó a su interlocutor que el mayor y primer mandamiento era "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente", pero que había un segundo mandamiento igual al primero: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Mateo 22:37-38). Más tarde, el apóstol Pablo, como judío, acepta la tradición talmúdica del justo que vivirá por la fe (Romanos 1:17), pero cree que la fe debe entrar en la lógica del plan de amor de Dios, por lo que escribe: "Porque estos mandamientos: 'No cometerás adulterio, no matarás, no robarás, no levantarás falso testimonio, no codiciarás', y si hay algún otro mandamiento, todos se resumen en éste: 'Amarás a tu prójimo como a ti mismo'. El amor no hace daño al prójimo; el cumplimiento de la ley es, pues, el amor" (Romanos 13:9-10). Ama a tu prójimo como a ti mismo. Nada es más difícil que eso. Sin embargo, el ejemplo del Maestro, que se solidarizó con nosotros hasta el final, incluso hasta la muerte, es claro. Mirando hacia Él, el cristiano está llamado a hacerse prójimo (Lucas 10:29-37) de los que sufren y padecen.


El amor al prójimo, que algunos llaman también "caridad fraterna", no requiere quién sabe qué tipo de acciones ciclópeas, no es un lenguaje que se alimenta de palabras, sino que está hecho de pequeños gestos capaces de comunicar la propia presencia a los necesitados: una cercanía, incluso silenciosa; una actitud de prestar un oído más que un hombro, es decir, una disposición a escuchar; cuando es necesario, compartir lo que se tiene. Todo lo que es capaz de asegurar el cuidado del otro. En cualquier nivel social y en cualquier posición en la que nos encontremos, siempre habrá un vecino delante o al lado nuestro. Tenerlo presente y claro en nuestras mentes podría hacer del mundo un lugar mejor. Pero las cosas son diferentes, por desgracia. Una creencia terriblemente extendida es que nunca ocurrirá nada irreparable, lo que hace que la gente cometa actos ruines. Y es obvio que si hay el más mínimo interés ya no puede haber el amor que Dios requiere, dado que amar significa dar (dar) sin esperar nada a cambio. Ni mucho menos. Por lo general, los que son amados más te traicionan y te hacen daño. Si uno tiene fe no puede dejar de amar, porque es la propia fe la que anima las acciones mismas, y cada una de ellas dirá si tenemos o no amor.


Los apóstoles nos exhortan a amarnos unos a otros intensamente, con un corazón verdadero. El nuevo mandamiento de amarse unos a otros se convertirá en un elemento distintivo de los discípulos (Juan 13:34), quedando como la única traducción posible del mandamiento de amar a Dios. Cuánto tenemos que crecer todavía en respeto, tolerancia, comprensión, paciencia, benevolencia... para no redescubrirnos como "un bronce que resuena o un címbalo que tintinea" (1 Corintios 13:1), es decir, instrumentos incapaces de emitir un sonido armónico, sino sólo un ruido relativo y lejano de una melodía. Reflexión.



Plan de lectura semanal

de la Biblia no 23

31 mayo 2Cronicas 13-14; Juan 12:1-26

01 Junio 2Cronicas 15-16; Juan 12:27-50

02 Junio 2Cronicas 17-18:Juan 13:1-20

03 junio 2Crónicas 19-20; Juan 13:21-38

04 junio 2Crónicas 21-22; Juan 14

05 junio 2Crónicas 23-24; Juan 15

06 junio 2Crónicas 25-27; Juan 16



foto da www.freeimages.com



14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo