Buscar
  • Elpidio Pezzella

El latido del amor

Quien crea en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.

Juan 7:38

Estamos en Jerusalén, durante la fiesta de las casetas, una de las tres fiestas de peregrinaje en las que los judíos debían acudir al Santuario. También conocida como la "fiesta de los tabernáculos", duraba una semana y se caracterizaba precisamente por la construcción de chozas con techo de follaje bastante escaso, de modo que había más sombra que luz, pero desde las que aún se veían las estrellas. El último día tuvo lugar la ceremonia del agua. Se llenó un jarrón en el estanque de Siloé y se llevó al templo, acompañado del sonido de trompetas. Al llegar al altar, el agua se vertió en medio de gritos y manifestaciones de alegría. Con todo esto en mente, Jesús declara las palabras de nuestro versículo. El editor del evangelio no duda en ayudarnos a comprender lo que el Señor quiso decir: "dijo esto por el Espíritu, que los que creyeran en él recibirían" (v. 39). Por tanto, podría decir que quien tiene el Espíritu tiene pechos de los que mana agua viva. Del mismo modo, cada uno de nosotros puede ser como el agua: podemos ser el elemento quieto y estancado del pantano o el agua fresca, clara y tranquila que fluye del arroyo de la montaña, llena de vida en su interior y capaz de nutrir todo lo que crece a lo largo de sus orillas.


Si pudiéramos comprender este potencial, muchas cosas tendrían un nuevo significado y nuestros enfoques relacionales serían más cuidadosos y escrupulosos. Sí, me atrevo a hablaros de la frescura y vitalidad del agua comparándola con la sensibilidad de la mente que todo discípulo y creyente debería haber desarrollado, distinguiéndola de la acentuada emocionalidad que es otra muy distinta. Me estremezco, ay, al considerar que hay una actitud generalizada de insensibilidad, cuando uno ha pagado unos honorarios o ha tenido que lidiar con hipocresías o intereses materiales ocultos. Seamos honestos, si nos privamos de la sensibilidad, ¿en qué nos convertimos o somos? Un mundo sin sensibilidad sería totalmente opaco, gris como el cielo de Londres, silencioso y desprovisto de armonía, inodoro e incapaz de atraer. Todos seríamos elementos de un carrusel que persigue las necesidades vanas y temporales alimentadas por el cálculo, la conveniencia o el interés. Si en la sociedad la sensibilidad se ve como una cualidad atemporal, confundida como debilidad y fragilidad, en la iglesia es una piedra preciosa, agua que refresca el alma sedienta y capaz de dar frescura al desierto de muchos corazones. Me atrevería a llamarlo el latido del amor. Incluso si son solo palabras, estarán sazonadas con sal, porque "manantial de vida es la boca del justo" (Proverbios 10:11).


Lamentablemente, cabe destacar la frecuencia con la que falta, lo que genera muchos problemas. Si se puede buscar y expandir el conocimiento, si se pueden controlar y manejar las emociones, un alma sensible es una manifestación de la obra del Espíritu, y solo en este caso se puede hablar de sensibilidad con "S" mayúscula. El que te acerca a los que están sufriendo y / o luchando, el que ayuda a acoger e incluir sin jamás rechazar o incluso hacer que el otro se sienta negativamente diferente y perdido. La que te hace capaz de ponerte siempre en el lugar de otra persona, te enseña a leer las vulnerabilidades hasta que se curan, lo que te sorprende y emociona cada vez que te encuentras con ojos que brillan de lágrimas o te abruman con un abrazo. Aunque a menudo será triste y a veces incluso doloroso, un corazón sensible no renunciará a amar, como el padre de la parábola lucana del hijo pródigo. Un corazón que late es sensible. A diferencia de los ritos judíos, el creyente no obtendrá consuelo de ceremonias vacías, sino de un "río" que fluye de su interior, cuyo agua le dará a él ya los demás un gran gozo.


Jesús podría decir: "Si alguien tiene sed, ven a mí y bebe". Debemos hacer lo mismo, desvinculando la acción y obra del Espíritu de las ambiciones y demandas personales. Lo que el Espíritu obra en nosotros tiene como objetivo llegar al otro en dificultad. Y si el Espíritu se mueve en mí haré como Jesús, buscaré la oveja descarriada, curaré esa herida, sabiendo que alguien me traicionará, otros me ofenderán o mentirán sobre mí. Dios ayúdame. Dios ayudanos.



Plan de lectura semanal

de la Biblia n. 28

05 julio Job 30-31; Hechos 13:26-52

06 julio Job 32-33; Hechos 14

07 julio Job 34-35; Hechos 15:1-21

08 julio Job 36-37; Hechos 15:22-41

09 julio Job 38-40; Hechos 16:1-21

10 julio Job 41-42; Hechos 16:22-40

11 julio Salmos 1-3; Hechos 17:1-15


Foto de John De Boer, www.freeimages.com


0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo