Buscar
  • Elpidio Pezzella

Corderos en medio de lobos

Andad, he aquí yo os envío como corderos en medio de lobos.

Lucas 10:3

En lo que se conoce como la misión de los setenta, Jesús da indicaciones al primer grupo de discípulos, enviados para precederle a los lugares adonde se propone ir. Pero antes les ofrece una de las imágenes más claras de lo que habría sido su experiencia: “como corderos entre lobos”. Me doy cuenta de cómo, sin embargo, uno puede asombrarse o quedarse perplejo al escuchar estas palabras. Es una locura que un pastor envíe a sus ovejas en medio de una manada de lobos, pero el Maestro usa un lenguaje fuerte y siempre logra ser extraordinario, en el sentido de estar fuera de lo común. Ciertamente no los está metiendo en problemas, ni tiene la intención de ponerlos en peligro. La escena de las ovejas entre los lobos también ofrece un sentido numérico, donde la mayor parte está evidentemente representada por lobos. Estamos ante una situación paradójica: las ovejas son invitadas a ir entre los lobos para amarlas, guiarlas en la verdad a riesgo de su propia seguridad. De hecho, dejando la metáfora, Jesús recuerda a los discípulos que hablen de la fe sin miedo, con la valentía y la franqueza que no posee la oveja pero que el Espíritu daría.


El pasaje podría representar la síntesis del desafío de época entre la utopía evangélica y el realismo mundano. El primero cree en la posibilidad de que los corderos vayan entre lobos y consigan no sólo sobrevivir, sino cambiar el carácter y las formas de los enemigos potenciales. El segundo sonríe y sonríe ante este intento, porque el lobo siempre se ha comido a las ovejas y las cosas siempre serán así, a lo sumo peor, para que los corderos sean carne de matadero. ¡Pero no! Nadie puede impedirme seguir creyendo que el cristianismo, a pesar de lo que estamos observando en nuestros días, conserva la fuerza de perturbar las conciencias, de atormentar amorosamente a los hombres, obligándolos a Dios. capaces de enfrentarlos a los desafíos de la paz, la sanación y la hospitalidad, cada vez más maltratados en un mundo donde los referentes claros y ciertos tardan en surgir, pero que fueron sobresalientes en la misión en cuestión. La indicación del Maestro es un susto para todo aquel que quiera pasar a la acción, un grito de batalla que debe sacudirnos para abandonar un cristianismo cada vez más como una sala de estar, "sillón y pantuflas", reservado y privado. Lo Sforzatore está trabajando para inducirnos a salir al campo sin ningún miedo. Hasta el más pequeño de los corderos puede hacerlo, porque tiene detrás al pastor más fuerte de todos los lobos que encontrará en el camino: “El que á vosotros oye, á mí oye; y el que á vosotros desecha, á mí desecha; y el que á mí desecha, desecha al que me envió” (v. 16).


Sin embargo, es preocupante el cambio de actitud de algunos, quienes una vez que encuentran el coraje de salir del redil, dejan de ser ovejas y se disfrazan de lobos. El exceso es siempre un defecto. Un antiguo dicho latino decía: "Homo homini lupus", es decir, el hombre es un lobo para los hombres. De ahí la idea de que para vivir entre lobos también debemos volvernos un poco lobos. Parece presenciar la reconstitución de un movimiento de fanáticos, como los que en tiempos de Jesús querían forzar el advenimiento del reino de Dios mediante la represalia partidaria contra los romanos. Argumentaron que si el pueblo se levantaba contra las fuerzas de ocupación, Dios ciertamente intervendría a favor de ellos y restauraría el reino de David. La predicación mesiánica ampliamente mal entendida. Veo una trampa peligrosa escondida aquí. El cristiano vence el mal con el bien, no necesita caminos fuertes y violentos, de comportarse como el mal para ocultar sus verdaderas debilidades. En cambio, es en la conciencia de su propia fragilidad y debilidad que el cristiano encuentra su fuerza. Puede parecer algo extraño, pero es lo que declara el apóstol Pablo: “Por lo cual me gozo en las flaquezas, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias por Cristo; porque cuando soy flaco, entonces soy poderoso” ( 2 Corintios 12:10).


Si hay alguna verdad que debemos tener siempre presente es precisamente esta: desde un punto de vista espiritual, somos absolutamente débiles y no podemos hacer nada solos. La siguiente es que Dios cumple Su poder en nuestra debilidad, sin dejarnos ni abandonarnos nunca. Creo que es hora de quitarnos la prepotencia, la presunción, el querer imponer nuestras ideas a toda costa. Si somos "ovejas" no tendremos instintos violentos ni agresivos, sino que nos dejaremos guiar por el Buen Pastor.


 

Plan de lectura semanal

de la Biblia n. 06

31 enero Éxodo 25-26; Mateo 20:17-34

01 febrero Éxodo 27-28; Mateo 21:1-22

02 febrero Éxodo 29-30; Mateo 21:23-46

3 de febrero Éxodo 31-33; Mateo 22:1-22

04 febrero Éxodo 34-35; Mateo 22:23-46

05 febrero Éxodo 36-38; Mateo 23:1-22

06 febrero Éxodo 39-40; Mateo 23:23-39



fotos AinaM, www.freeimages.com


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo