Buscar
  • Elpidio Pezzella

Arrepentíos, y creed al evangelio.

Jesús vino á Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, Y diciendo: El tiempo es cumplido, y el reino de Dios está cerca: arrepentíos, y creed al evangelio.

Marcos 1:14-15

Las primeras palabras de la predicación de Jesús son una síntesis de su enseñanza contenida en el Evangelio. La sucesión de los verbos "arrepentirse" y "creer" dice mucho de lo que escuchamos o predicamos nosotros mismos. No se puede creer primero y luego cambiar de dirección. Sin tomar conciencia de la propia condición y voluntad de cambio, será algo complicado llegar a creer. Nos encontramos ante una Palabra que estremece e invita a la reflexión, también porque tendemos a abordarla y atribuirla a quienes aún no están en el número de los seguidores de Jesús, nuestras sombras ya elevarnos con orgullo para juzgar a los demás. En cambio, debemos mirarnos a nosotros mismos en cada expresión bíblica para evaluar nuestro estado de salud espiritual.


El cristianismo que personificamos languidece ante estos imperativos, vestidos rígidamente con ropajes eclesiales que poco a poco a lo largo de los siglos han perdido el buen olor de Cristo y sobre todo el polvo que se acumula al estar de pie en las calles. Las calles y plazas fueron abandonadas gradualmente, prefiriendo habitaciones en edificios dorados. Asimismo, el anuncio profético del Evangelio se ha reducido a una oferta de contenidos por parte de la comunidad a la que el creyente puede adherirse, a un estilo de vida cosido con diversas normas y prohibiciones, de las que será imposible salir indemne. Baste recordar que la primera mención de la palabra "iglesia" en el libro de los Hechos está asociada con la trágica historia de Ananías y Safira, como para revelarnos toda nuestra incapacidad para encarnar el evangelio completo, como pretendían los primeros creyentes. eso.


Ante los rasgos sombríos de la iglesia actual, obligada a lidiar con una crisis de números por una pandemia azotadora y denigrante, es evidente que con el paso del tiempo se está convirtiendo cada vez más en una religión para practicar, una memoria cultural, una institución con la cual identificarse: todo esto equivale al enfriamiento de la caridad anunciado por el mismo Jesús (Mateo 24:12). Quizás la secularización de la que tanto se habló hace veinte años ahora esté pasando por las arcas para recaudar impuestos, induciendo a algunos a proclamar e invitar a esta iglesia a “volver al evangelio”. Descendiendo al pequeño grupo de los primeros discípulos, llamados "hombres de poca fe" e "incapaces de entender" las palabras del Maestro, me preguntaba si yo también tendría que volver ahora más que nunca, y volver a dónde y a hacer qué.


La expresión "volver al evangelio" resuena como lema de retorno a las fuentes de los humanistas, se refiere a uno de los gritos de guerra de Lutero "sola Scriptura" y por tanto sugiere que hubo un desvío de los caminos antiguos, al haber depuesto la Palabra para más. Me cuesta creer que sea así, porque al menos personalmente y en los ambientes que frecuento, la Escritura sigue siendo el centro de la espiritualidad personal y eclesial: planes diarios de lectura, meditaciones, predicaciones, seminarios y cursos bíblicos se suceden . Queriendo ser más escrupulosos, quizás sea más fácil admitir que en algunas circunstancias algunos contenidos pueden haberse diluido, que la sustancia se ha fragmentado para responder a necesidades temporales cada vez más estrictas y a la demanda de una audiencia rápidamente satisfecha con sólidos y más. pan inclinado a la leche de la Palabra. ¿Qué está mal entonces? Encontré esta respuesta esclarecedora en una lectura reciente: “La Iglesia nació como una cooperativa de los hambrientos y sedientos. Si no es así, todo se enmohece”.


Entonces "volver al Evangelio" no será una simple repatriación a la tierra de las Escrituras, a la que todos dicen pertenecer. Volver es mucho más que distanciarse de la situación actual, intentando revivir los buenos tiempos. En el Antiguo Testamento, el verbo "volver" es el más usado en el léxico de arrepentimiento y cambio de vida. Indica un cambio de dirección, una inversión del sentido de marcha. En el Nuevo Testamento el término añade un cambio de mentalidad que hace posible un cambio de rumbo. Me atrevo a decir que se necesita una conversión. La Palabra debe ser predicada de tal manera que induzca un cambio, porque como declaró Jesús: "El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios está cerca". Extendiéndome a lo que está delante de mí, no puedo sacudir los viejos tiempos, debo continuar el palio de la vocación eterna (Filipenses 3:13-14). Y no queriendo quedarme atrás de ninguna manera, descubro cuán urgente es para mí renovar el don de Dios que está en mí (2 Timoteo 1:6).


 

Plan de lectura semanal

de la Biblia n. 04

17 de enero Génesis 41-42; Mateo 12:1-23

18 de enero Génesis 43-45; Mateo 12:24-50

19 de enero Génesis 46-48; Mateo 13:1-30

20 de enero Génesis 49-50; Mateo 13:31-58

21 de enero Éxodo 1-3; Mateo 14:1-21

22 de enero Éxodo 4-6; Mateo 14:22-36

23 de enero Éxodo 7-8; Mateo 15:1-20



Photo de moonfire8, www.freeimages.com


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo