Buscar
  • Elpidio Pezzella

Atrévete a la paz por la fe

O te impacientes á causa de los malignos,

Ni tengas envidia de los que hacen iniquidad.

Salmos 37:1

Después de la invasión de Ucrania por Rusia, la confusión del mundo de los creyentes surgió en todas partes. En el ámbito protestante, como en otros lugares, se elevó con fuerza el grito: “Digamos no a la guerra, sin peros”, acompañado de iniciativas de ayuno y oración, seguidas de declaraciones conjuntas, firmadas y compartidas. No se esperaba que la maquinaria solidaria comenzara en colaboración con representantes de las iglesias locales, en un esfuerzo por llevar las necesidades básicas a un territorio cada vez más torturado y agotado. Una movilización que honra a quienes están listos para ayudar y rescatar. No podría ser de otra manera. La fe muestra a la política que hay caminos viables. En horas como estas es necesario aferrarse a la fe y a la relación con Dios, esto nos guiará a trabajar por la paz, a ir en paz y a orar, partiendo de la bienaventuranza del monte: "Bienaventurados los que trabajan por paz, porque serán llamados hijos de Dios” (Mateo 5:9).


Ante el dilema de si es el Señor quien hace todo y basta con encomendarse a Él y todo se resolverá o si es inútil orar sin ocuparse, es necesario tomar posición. Reconocemos que actuar desde Dios es indispensable, porque “Si el Eterno no edifica la casa, en vano trabajan los albañiles; si el Señor no guarda la ciudad, en vano velan los guardias” (Salmo 127:1). Pero uno no puede permanecer indefenso. Por tanto, la primera acción de todo creyente sigue siendo trabajar concretamente por la paz. Se peca no sólo cuando se comete el mal con el odio y la guerra, sino también cuando se permanece indiferente y/o inactivo. La fe nos enseña ante todo a huir del mal ya trabajar por el bien de todos. Luego se nos exhorta a ir en paz, es decir, a mantener nuestras almas en paz, en comunión con Dios, finalmente orar, entregarnos a Él y dejar que Su obra se haga en nuestra vida y Cristo sea nuestra paz. Sólo si tenemos paz interior podremos contagiar a la familia, a la sociedad y al mundo, o al menos esparcir esa sal capaz de dar sabor a una existencia vana y vacía. He aquí entonces el significado de la cita de Dietrich Bonhoeffer (encarcelado y asesinado por los nazis en 1945) colocada como título: “Atrévete a la paz por la fe”.


Atreverse es un acto de valentía, y la fe es para los valientes capaces de abundar en Dios y dispuestos a renunciar a sus convicciones, aunque éstas coincidan con intereses personales. Espero que puedas hacerlos tuyos también. Junto a quienes me precedieron, contando con su participación, expreso preocupación y consternación por lo que está pasando en Ucrania y ruego al Señor para que las partes involucradas encuentren la manera de trabajar en el camino de la diplomacia y la resolución negociada del conflicto. El corazón se aprieta al pensar en los sufrimientos que sufre la población, en la destrucción que quedará en los ojos y en la mente, de los que tendrán que dejar para siempre a un ser querido. Con el cielo del alma cada vez más sombrío, la Palabra se abre al esfuerzo de traer alivio y animar la esperanza. Me gustaría que las palabras del Salmo 37 resuenen en el corazón de los ucranianos y rusos que se oponen a la guerra, animando caminos de reconciliación más allá de los nacionalismos. No sabiendo cómo rezar y qué pedir al Eterno, me limito a recordarle lo que está escrito.


NO te impacientes á causa de los malignos, Ni tengas envidia de los que hacen iniquidad.

Porque como hierba serán presto cortados, Y decaerán como verdor de renuevo.

Espera en Jehová, y haz bien; Vivirás en la tierra, y en verdad serás alimentado.

Pon asimismo tu delicia en Jehová, Y él te dará las peticiones de tu corazón.

Encomienda á Jehová tu camino, Y espera en él; y él hará.

Y exhibirá tu justicia como la luz, Y tus derechos como el medio día.

Calla á Jehová, y espera en él: No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades.

Déjate de la ira, y depón el enojo: No te excites en manera alguna á hacer lo malo.

Porque los malignos serán talados, Mas los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra.

Pues de aquí á poco no será el malo: Y contemplarás sobre su lugar, y no parecerá. Salmos 37:1-10 ___

Quien me pregunta donde esta dios


Empecé a buscar a Dios, mientras un loco sanguinario abrumaba a un pueblo, sin preocuparme por dañar a los débiles e inocentes, dejando al mundo entero en el desconcierto.

Lo encontré..., perdido, conmocionado mientras miraba a su alrededor para comprender otra idiotez humana más. Lo intentó durante mucho tiempo, se dio por vencido, pero no se dio la vuelta. Decidió quedarse y hacer algo.

Lo vi con los ojos llenos de lágrimas acompañar a su esposa e hijos lo más lejos posible, abrazarlos contra el pecho, acariciar su cabeza y besarlos con la esperanza de encontrarlos de nuevo en unos días.

Lo vi bajar al metro a jugar con los niños, correr entre los escombros de los bombardeos para ayudar, apagar incendios.

Lo vi caminando entre nosotros y yendo al encuentro de sus hijos, hermanos y hermanas, agotados por el vuelo, con un vaso de leche y galletas. Incluso el prisionero "Caín" no rechazó la ayuda, porque él también tiene una familia y, sobre todo, fue engañado.

Lo vi conducir un autobús cargado con artículos de primera necesidad, conducir miles de kilómetros antes de llegar a la frontera y distribuir la carga, luego abrir las puertas y subir a la mayor cantidad posible de niños, mujeres y ancianos antes de partir de nuevo hacia un lugar seguro.

Lo vi arremangarse, trepar por las iglesias para mover los bancos y hacer lugar para las camas.

Lo vi salir a la calle y gritar NO a la guerra, pidiendo pensar.

Lo he visto en vuestros rostros, amigos, queridos hermanos.



Plan de lectura semanal

de la Biblia n. 11

07 de marzo Deuteronomio 1-3; Marcos 10:32-52

08 de marzo Deuteronomio 4-6; Marcos 11:1-18

09 de marzo Deuteronomio 7-9; Marcos 11:19-33

10 de marzo Deuteronomio 10-12; Marcos 12:1-27

11 de marzo Deuteronomio 13-15; Marcos 12:28-44

12 de marzo Deuteronomio 16-18; Marcos 13:1-20

13 de marzo Deuteronomio 19-21; Marcos 13:21-37



Foto kami_cze, www.freeimages.com

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo